lunes, 19 de noviembre de 2018

La Constitución para la Federación de la Tierra


La creación de un gobierno mundial para alcanzar paz mundial


Si usted observa en la parte posterior de cualquier billete de un dólar, encontrará la frase Novus Ordo Seclorum bajo los símbolos masónicos de la pirámide y el ojo que todo lo ve. Esta frase se traduce como “nuevo orden de las edades”, y se refiere a lo que se conoce como el nuevo orden mundial. Es altamente probable que cualquier lector haya escuchado esta frase tan de moda en la literatura. Pero, ¿qué es el nuevo orden mundial? Esta frase se usa en muchas ocasiones, pero generalmente no se explica su significado ni su trascendencia. Pocas personas conocen lo que significa, ya que estamos hablando de un concepto algo complejo, y no meramente de una palabra que pueda encontrarse en un diccionario. El nuevo orden mundial implica la desaparición de este estado de cosas, o el “viejo orden mundial”, para establecer un sólo gobierno mundial que regirá el destino individual de todos los seres humanos y de todas las naciones, en términos políticos, económicos y religiosos. Algunos pensarán que esto suena absurdo. Para los que hayan leído, cuando menos, los capítulos 13-18 del libro de Apocalipsis, encontrarán que esto tiene sentido. Cualquiera que sea el caso, existen muchas declaraciones hechas por figuras prominentes que indican que el nuevo orden mundial no es solamente una realidad, sino que su establecimiento es inminente.

Veamos algunas:

Nelson A. Rockefeller dijo que como presidente, él trabajaría hacia la creación internacional de un ‘nuevo orden mundial’...”

Henry Kissinger, Ex-Secretario de Estado, declaró en 1975: “Nuestra nación está fundada únicamente para jugar un papel decisivo y creativo en el nuevo orden mundial que está tomando forma alrededor de nosotros.”

El ex-presidente George Bush declaró en 1989: “Finalmente, nuestro objetivo es recibir a la Unión Soviética de regreso al orden mundial. Tal vez el orden mundial del futuro en realidad será una familia de naciones.”


Podría pensarse que estas declaraciones son el producto ambicioso de las ideas de los globalistas que nunca se materializarán. Sin embargo, el fundamento para el establecimiento de este nuevo orden mundial ya ha sido colocado a nuestras espaldas. Por ejemplo, la Constitución para la Federación de la Tierra ya fue firmada en junio de 1977 por 135 participantes de 25 países, e intenta sustituir la actual Carta de la Organización de las Naciones Unidas con el fin de ser la pieza central del nuevo orden mundial. Parte de esta Constitución, citada por un oficial de alto rango del gobierno de los EE. UU., dice: “La inescapable alternativa para la humanidad de hoy es el establecimiento de un gobierno mundial federal democrático, dándole los poderes adecuados y medios para proveer el armazón dentro del cual los problemas supra-nacionales puedan ser resueltos para el bien de todos...” (Constitución para la Federación de la Tierra, página A, párrafo 3, citada por Gary H. Kah, En Route to Global Occupation, Huntington, p. 205, Exhibit R).

El preámbulo de esta Constitución indica cuál es el propósito de sus originadores: “Entendiendo que la humanidad de hoy ha llegado a un punto de retorno en la historia, y que estamos en el umbral de un nuevo orden mundial que promete introducirnos hacia una era de paz, prosperidad, justicia y armonía...Nosotros, los ciudadanos del mundo, por la presente resolvemos establecer una federación mundial para ser gobernada en acuerdo a esta Constitución para la Federación de la Tierra.” (Ibíd., p. 210, Exhibit R3). El establecimiento de este gobierno mundial se verá como la última alternativa para asegurar la paz mundial. “La humanidad, convencida de que no es posible alcanzar una paz mundial permanente sin la creación de una autoridad mundial poderosa capaz de proteger a los países unos de otros, eventualmente sacrificará el actual orden mundial - al no ver otra alternativa.” (En Route to Global Occupation, p. 142).

El fundamento de todo este gobierno mundial se ha estado construyendo lentamente, paso a paso, de manera sutil y oculta. Muy pronto este monstruo de la libertad de conciencia individual se pondrá a funcionar, y entonces la gente no podrá hacer nada para detenerlo. Afortunadamente, este sistema no durará mucho tiempo cuando se instituya, ya que “...cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina...” (1 Tesalonicenses 5:3).


Gary Kah

Sitio Web oficial de La Constitución para la Federación de la Tierra http://worldparliament-gov.org/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario