viernes, 11 de mayo de 2018

Tim Keller y la coalición por el evangélio (de la liberación)

Tim Keller es co-fundador de "La coalición por el evanelio"

El Dr. Tim Keller es uno de los nombres más importantes del nuevo movimiento calvinista. La revista Newsweek se ha referido a él como 'un C.S. Lewis para el siglo XXI'; El cristianismo hoy lo llama 'un pionero de los nuevos cristianos urbanos'. Keller se graduó del Seminario teológico de Westminster con un doctorado en 1981. Ocho años más tarde fundó Redemer Presbyterian Church, Nueva York. En 2007, junto con el teólogo Don Carson, co-fundó La coalición por el evangélio. Es visto por muchos como un gran intelectual cristiano, e incluso ha sido llamado el C S Lewis de nuestros días.

El primer libro de Keller, la razón de Dios, publicado en 2008, ha sido un best-seller del New York Times. Según la página de atrás: 'Keller utiliza la literatura, la filosofía, las conversaciones de la vida real, y el razonamiento para explicar cómo la fe en el Dios cristiano es una creencia racional...' Él enfatiza que su propósito es utilizar la filosofía y el razonamiento humano para hacer creer en el Dios cristiano, e indíca que parece ser una elección eminentemente racional.


Antecedentes de Keller

"La razón de Dios" habla de la crianza de Keller en la fe cristiana. Como adolescente en una clase de confirmación Luterana, se impresionó con un maestro que él describe como 'un activista social... lleno de profundas dudas acerca de la doctrina cristiana tradicional'. De ese maestro, aprendió acerca de un 'espíritu de amor en el universo, que requirie principalmente que trabajemos por los derechos humanos y la liberación de los oprimidos'. En la Universidad él fue "influenciado fuertemente por la teoría neo-marxista de la escuela de Frankfurt". Él escribe: 'en 1968, esto era materia muy intelectual. El activismo social era particularmente atractivo, y la crítica de la sociedad americana de la burguesía era convincente...' admite que él estaba "emocionalmente atraído" por el activismo social de los neo-marxistas. "¿Cómo podría volver a la clase de cristianismo ortodoxo que apoyaba la segregación en el sur y el apartheid en Sudáfrica?"

La escuela Frankfurt del neo-marxismo

La escuela de Frankfurt, a la que se refiere Keller, era un grupo de pensamiento marxista que se originó entre un conjunto de intelectuales alemanes en la década de 1920. La escuela consistía inicialmente de marxistas disidentes, a quienes les preocupaba que algunas de las profecías de Karl Marx sobre el eventual colapso del capitalismo, y el triunfo de un proletariado socialista sin clase, no se estuviera logrando. Desde su punto de vista, lo contrario estaba sucediendo. El capitalismo crecía en poder e influencia, con lo que los neo-marxistas veían como consecuencias sociales inherentemente opresivas. Sin embargo, estos intelectuales fueron rechazados por el llamado leninista a la revolución violenta y buscaron otras vías para cambiar la sociedad. El objetivo principal de la escuela de Frankfurt era convertir el marxismo en términos culturales, proporcionar ideas para establecer una nueva teoría política para la revolución, basada en la cultura, y la manioulación de nuevos grupos oprimidos. Utilizando la teoría económica marxista, las teorías sociológicas emergentes y el método dialéctico de Hegel para llegar a la 'verdad ', estos intelectuales y sus seguidores sentaron las bases para su comprensión de la causa y corrección de la injusticia social. Hoy, el marxismo cultural está cultivando las ideas de la corrección política en muchas naciones occidentales.


Keller explica que cuando encontró una 'banda de hermanos', un grupo de 'cristianos que tenían una preocupación por la justicia en el mundo... fundamentados en la naturaleza de Dios', las cosas empezaron a cambiar para él. Cada vez más, él 'se interesó en dar forma e iniciar nuevas comunidades cristianas', y así él 'entró (a el Ministerio) pocos años después de la Universidad'. Vivir la ideología neo-marxista de la escuela de Frankfurt en la iglesia se convirtió en la meta de Keller. En la razón de Dios, él espera que sus seguidores sean la 'vanguardia de algunos nuevos arreglos religiosos, sociales y políticos importantes'.

Esta influencia en la interpretación de Keller de la Escritura es evidente en el capítulo catorce de la razón de Dios, titulada 'la danza de Dios'. Él escribe: 'el propósito del regreso de Jesús hacer bien el mundo entero, renovar y restaurar la creación... no sólo para traer el perdón personal y la paz, pero también justicia y Shalom'. Keller dice que otra manera de mirar la vida cristiana es desde la perspectiva de la restauración final. Él escribe: 'el mundo y nuestros corazones están rotos. La vida, la muerte y la resurrección de Jesús fue una operación de rescate infinitamente costosa para restaurar la justicia a los oprimidos y marginados, a la totalidad física a los enfermos y moribundos, a la comunidad aislada y solitaria, y a la alegría espiritual y a la conexión con los alienado de Dios'.Keller explica: 'cuando Jesús sufrió con nosotros, se identificó con los oprimidos del mundo, no con sus opresores.'él declara audazmente: ' Jesús se identificó con los oprimidos.'

Teología de la liberación

La teología de la liberación es un movimiento político que interpreta las enseñanzas de Cristo como un manifiesto para la liberación de los oprimidos y marginados de condiciones económicas, políticas y sociales injustas. Fomenta el activismo político en nombre de Cristo, especialmente en relación con la justicia social, la pobreza y los derechos humanos. El teólogo católico Gustavo Gutiérrez dio al movimiento su nombre con su libro una teología de la liberación (1968). Gutiérrez también popularizó la frase 'opción preferencial para los pobres ', que se convirtió en un eslogan de la teología de la liberación. Gutiérrez afirma que Dios tiene preferencia por aquellas personas que son "insignificantes" y "marginadas". Él dijo: "los pobres son un subproducto del sistema en el que vivimos y para el cual somos responsables. Son marginados por nuestro mundo social y cultural. Son el proletariado oprimido, explotado.."

Keller comienza su libro "Justicia generosa" recordándonos que 'el Dios de la Biblia se destacó de los dioses de todas las otras religiones como un Dios del lado de los impotentes, y de la justicia para los pobres'. En respuesta a la pregunta: ¿está Dios en el lado de los pobres? Él escribe: 'este énfasis en la Biblia ha llevado a algunos, como el teólogo latinoamericano Gustavo Gutiérrez, a hablar de la 'opción preferencial de Dios para los pobres'. Pero Keller no dice a sus lectores que Gutiérrez es un sacerdote dominico, que es considerado como el padre de la teología de la liberación.





Traducción por Administrador de Estad firmes

No hay comentarios.:

Publicar un comentario